traje espaa nio

A mitad de camino paramos a descansar al borde del camino, en medio de la nada, camiseta italia donde había una casita con una tiendecita que vendía algunos bollos y galletas. Cualquiera puede acabar enganchado a algo tan estúpido como meter monedas en una máquina y darle a un botón. La punta, como se le conoce coloquialmente, camiseta españa se baila arrastrando los pies y moviendo frenéticamente las caderas.